Cuál Es La Diferencia Entre El Cuento Y La Fábula

Del cuento literario indica que tiene un suceso único, que el hecho es más importante que el personaje -de los individuos, añadiría yo-; que ofrece una actitud verdadera, esto es un intento de capturar el instante insólito; que interroga, que expone problemas y conflictos; que está enraizado en la realidad del narrador y que tiene un carácter personal y también individual del lenguaje17. De estas cuestiones, sugeriríamos que la actitud del narrador, no siempre es realista; que el cuento literario, aunque sea infantil, no está frecuentemente enraizado en la verdad del narrador, porque hay cuentos fantásticos, de ciencia ficción, surrealistas… Y el carácter personal y también individual del lenguaje, suponemos que se refiere a la forma fija lingüística que siempre y en todo momento presentan los cuentos de creador, en contraste con los de tradición oral. Aparte de las fábulas tradicionales, tomadas eminentemente de Fedro, Aviano, Babrio o las compilaciones conocidas como esopos o esopetes, otra vía de penetración de cuentos de animales procede de oriente, más que nada de la India, por medio de Bizancio y por supuesto de los árabes. Gracias exactamente a éstos, la península Ibérica fue un espacio privilegiado para la recepción de la riquísima cuentística oriental. Y así, ahora en el siglo XII hace aparición una compilación de cuentos orientales traducidos al latín por el judío converso Pedro Alfonso con el título de Disciplina clericalis, esto es, enseñanza de clérigos, porque eran empleados en la predicación para ilustrar con ejemplos prácticos los sermones religiosos.

cuál es la diferencia entre el cuento y la fábula

El germen de algo y cuando termina no se termina, está destinado a mantenerse, a volver a ser contado, a ser inmortal…»53. Una lectura, que de este modo concebida, se convertiría y enriquecería y de ser considerada un acto de leer, pasaría a ser un acto de hacer, incitante por sí solo de exitación por la lectura y del deseo de creación de los individuos que en tantas ocasiones se vió desde medios escolares con limite, oscurecido y hasta anulado. «Un cuento leído en voz alta y escuchado enternecedoramente convulsiona nuestro cuerpo, lo involucra, lo despierta, lo pone en juego. «Cuento, recuento,pipiricuento,con arroz y pimiento,ya se ha acabaoy por la boca de… Pero se han arraigado en el folklore oral en muchas partes del mundo»31.

Cuento Y Novela

Como la novela posee más espacio para desarrollar ciertas cuestiones, se centra más en los mundos y los individuos (a nivel psicológico y conductual). El cuento, como ha de ser más conciso, frecuenta enfocar su atención en el avance de situaciones. Cuento y fábula parecen en un principio ser un mismo género literario, pero tienen muchas diferencias, tanto en la decisión de los personajes, y en sus propósitos. Cuento y novela también se diferencian en otro aspecto quizás relacionado con el anterior, aunque no siempre, y es en la diversidad de entornos recreados. Sin embargo, en este caso, no nos serviría el ejemplo de La Colmena, ya que exactamente esa novela se lleva a cabo en un solo ámbito, el de un café madrileño… pero no es lo normal.

cuál es la diferencia entre el cuento y la fábula

Contrastando con esta concepción negativa, asimismo se muestran mujeres con cualidades y valores, pero en el momento en que es de esta manera son débiles, pasivas y sumisas; de ahí, que esperen al príncipe azul que las salve o las despierte de un sueño de cien años y tome la idea para casarse con ellas. Escasamente se muestran mujeres con características que podríamos estimar recientes como el tener resolución propia y actuar según con su forma de ser y meditar. En el siglo XIV Don Juan Manuel redacta el Conde Lucanor o Libro de Patronio, compilación de cuentos con finalidad didáctica, muchos de los cuales pasaron a la literatura posterior más o menos reelaborados, como el «de lo que acontesció a un ome que por pobreza et merma de otra vianda comía altramuces», el de «los burladores que tejieron el paño mágico». (El traje nuevo del emperador, El retablo de las maravillas…), el de «Doña Truhana» , etcétera. Los asayamientos de las mujeres, colección de cuentos de origen indio, vertidos al persa y de este al árabe, de donde se tradujeron al español por mandato de Don Fadrique, hermano de Don Alfonso X, en 1253.

Se trata de una narración breve de una serie de sucesos, bien reales o ficticios, protagonizados por una cantidad limitada de personajes. El número de caracteres viene condicionado por la propia extensión del relato, que ha de ser concisa, y por tanto el argumento de la trama va a ser asimismo parcialmente simple. Se encuentra, por consiguiente, en todas las manifestaciones literarias de índole narrativa, como la novela, la leyenda, la epopeya, la fábula o, por supuesto, el cuento. Es recurrente conseguir la utilización de estos dos términos como sinónimos, pero ¿verdaderamente sabes exactamente en qué consisten el cuento y el relato?

Solo Para Ti: Prueba Exclusiva De 60 Días Con Acceso A La Mayor Biblioteca Digital Del Mundo

El estilo directo tiene rincón cuando el creador reproduce las expresiones de los individuos que hablan, y el estilo indirecto cuando se reproduce la conversación entre 2 personajes, pero no de manera textual. Usar las fábulas como medio de enseñanza didáctica y moral es una práctica usual en prácticamente todas las etnias de nuestro planeta. Se cree que los primeros cultores fueron los pueblos orientales y siglos después florecieron en Grecia y Roma. Después, se extendió a otros países hasta universalizarse.

Considerada de esta forma la lectura puede transformarse en un factor generador de nuevas proyectos , en una fuente de placer y además, en una ayuda inigualable para la conquista de la lengua, tan difícil de dominar por instructores y estudiantes, pues no se puede olvidar, como indica Valverde que«La literatura empieza y acaba por ser lenguaje»49. Antes de introducirnos en técnicas de creatividad, queremos indicar que nos vamos a respaldar de entrada en las ideas de María Hortensia Lacau cerca de su concepto de lectura creadoray que entendemos por tal, aquella que da al lector la posibilidad de convertirse en escritor; la lectura desde la cual se puede crear de nuevo «… Una lectura inteligente, captadora de elementos sutiles e implicados en la proyección del creador, en la génesis de la obra, con la capacidad de despertar recomendaciones e imaginación, de apresar el estudio de caracteres, de sentir las afinidades para convertirlas en vivencias…»48. El análisis de la lengua popular de los cuentos de cualquier sitio puede, por su parte, servir de base al profesor para hacerles reflexionar en aquello que nos semeja impropio para usarlo en el centro escolar, ya que ahora lo va a estudiar y a manejar el niño en la calle y en su ámbito familiar. «Lo que transmite la tradición oral son cuentos y también historietas en que termina afirmándose la superioridad del que por su corta sabiduría, se consideraba como próximo a la condición animal»32.

Justificación Del Empleo De La Fábula

Muchos de los cuentos populares que ahora podemos encontrar en la tradición oral de España han venido de India a través de los árabes y judíos de manera directa transmitidos por la tradición oral de varios siglos»5. «Los cuentos de animales se dividen en dos conjuntos en general, los cuentos totémicos que documentan tradiciones y mitos relacionados con los orígenes animales del hombre, y los cuentos esópicos, o apólogos, en los cuales los animales sienten, piensan, charlan y obran como humanos y racionales. Los primeros pertenecen a una época en el momento en que el hombre salvaje y primitivo empieza a pensar en su origen y trata de explicar los fenómenos de la naturaleza que le circunda, y los segundos forman parte a una sociedad ya civilizada y organizada, con sus leyes de conducta personal y popular ahora bastante desarrolladas […]. En Oriente y en Europa la mayor parte de los cuentos de animales son cuentos esópicos, o apólogos.

AMORES también lo estudia en la literatura del XIX, donde hace aparición por servirnos de un ejemplo en Fernán Caballero. Así, en el cuento los personajes que se muestran suelen estar comprometidos en una acción principal que crea una secuencia de situaciones que derivan de ella y terminan, por norma general, en un final impactante o inesperado. Del mismo modo, por cuestiones de extensión, en el cuento suele predominar la narración sobre el diálogo o la descripción. Se distingue de la novela tanto por su extensión como por los temas en los que se centra.

Lo mejor va a ser dejar que los propios autores defiendan su obra con sus propias concepciones. La reina de las nieves de Carmen Martín Gaite; Entre líneas. El cuento o la vida de Luis Landero ; Azulete, de Germán Gullón ; El niño del talento de azúcar de José Luis do Rego .

El Cuento De Tradición Oral Yel Cuento Literario

El cuento es un ingrediente primordial para el desarrollo de las habilidades lingüísticas en los escenarios de la Educación Primaria, ya que el alumno que oye, cuenta y crea sus propios cuentos se apropia de unas expresiones, de unas estructuras lingüísticas y de unos recursos literarios que interioriza y hace suyos. Tener disponible en la clase un libro blanco a fin de que los pequeños escriban en él sus cuentos. Transcripción de cuentos recopilados directamente por los estudiantes.

Tampoco aparece este cuento en ninguno de los catálogos folclóricos manejados. Pero asimismo en este caso tenemos la posibilidad de aducir ejemplos, tomados del área murciana, que dan fe de su existencia clásico, por lo menos en la zona referida. Asi, lo podemos encontrar en Cuentos murcianos de tradición oral, p. 310 (versión registrada en Sangonera la Seca), como final del relato del animal que se hace el fallecido para hurtar el pescado de una carreta . También en la compilación comentada de Sánchez Ferra hay otra versión, con el número 15, donde aparece sólo el cuentecillo del lobo castrado. Además, en su estudio a este cuento (p. 227), menciona el autor otra versión, nueva, recogida en Molina de Segura. Por último, mentaré otra versión obtenida por mí en la pedanía murciana de Javalí Nuevo, ejemplar que hace aparición como principio del cuento del lobo o zorro que busca su comida (Aa–Th. 122A), y que puede leerse en mis «Cuentos populares de la pedanía murciana de Javalí Nuevo», Revista de Folklore, n.º 289, p. 9.