El Campo Magnético De La Tierra Y La Navegación

En 2018, el polo cruzó la línea de fecha en todo el mundo hacia el hemisferio oriental. Los científicos agregaron datos recientes en el modelo para poder llevarlo a cabo viable hasta 2020. Estas anomalías podrían perjudicar a los sistemas globales de navegación, incluido el de Google+ Maps que utilizas en tu móvil. La red social científica europea se moviliza a fin de que el Reino Unido y Suiza no se queden fuera del programa estrella de la UE en materia de I+D debido a cuestiones políticas. Un chorro que parece estar debilitando el campo magnético bajo Canadá, y que, según el geomagnetista Phil Livermore, de la Universidad de Leeds, en Reino Unido, podría significar que Canadá “está perdiendo una guerra magnética contra Siberia”.

Llamamos desvío de la aguja a lo que esta se desplaza del Norte magnético debido al magnetismo del buque. Este cambiará según la orientación del barco con respecto al campo imantado de la Tierra. La declinación imantada más náuticamente llamada variación local se representa por o y su valor viene dado en grados, minutos y segundos en todas y cada una de las cartas. Varios conjuntos científicos de todo el mundo están usando datos de la constelación de satélites Swarm, de la ESA, para entender mejor esta perturbación en las capas profundas de la Tierra, famosa por los geofísicos como la Anomalía del Atlántico Sur. “El hecho de que el Polo avance tan rápido hace que esa zona sea más propensa a enormes fallos”, explica el investigador a Nature.

Océanos Magnéticos, Tierra Eléctrica

Esa asamblea no se encontraba sosprechada, ya que la versión mucho más reciente del Modelo se publicó en 2015, y debía haber durado por lo menos hasta 2020. Esto lo sabemos por las pistas geológicas que observamos en nuestro planeta, como las franjas de fondo oceánico magnetizado opuestamente que se muestran simétricamente, por servirnos de un ejemplo, en la Cordillera del Atlántico Medio.

el campo magnético de la tierra y la navegación

Según el investigador, la nueva versión revisada del Modelo debería poder aguantar hasta la próxima actualización programada, que se hará en 2020. Por otro, el veloz movimiento del Norte imantado no hizo mucho más que empeorar el inconveniente. El movimiento impredecible del Polo Norte imantado es algo que encanta a los científicos desde que fue medido por primera vez, en 1831, por James Clark Ross en el Artico canadiense. La corrección total es el ángulo formado entre el Norte verdadero y el Norte de aguja.

Los Folletines De Investigación Y Ciencia

Pero a mediados de los años 90 el polo aumentó su agilidad, desde 15 hasta 55 km. Allí, en 2007, un aparato que incluía a Chulliat aterrizó en el hielo para procurar ubicarlo. “El error no paró de acrecentar en ningún instante”, explicaba en Nature Arnaud Chulliat, geomagnetista de la Universidad de Rojo Boulder y coordinador del emprendimiento para parchear el Modelo hasta la actualización de 2020.

el campo magnético de la tierra y la navegación

Para cambiar de nuevo el Modelo Magnético Mundial, Chulliat y el resto de estudiosos comprometidos han introducido datos recientes, incluyendo los referidos al cambio de 2016. Esto debería permitir al modelo mantenerse hasta la próxima actualización programada, que se llevará a cabo en 2020. Si bien la contestación no está del todo clara, todo apunta a que este fenómeno se debe en parte al movimiento natural del Polo Norte imantado, combinado con cambios en el núcleo de la Tierra. A esto cabe agregarle que la actualización del modelo en 2015 ya nacía con fallos.

Perturbación De Los Polos Imantados

El campo magnético terrestre se prolonga desde el núcleo interno de la Tierra hasta el límite en el que se encuentra con el viento del sol, una corriente de partículas energéticas que emite del Sol. Sin embargo, los datos paleomagnéticos detallan que nuestro planeta poseía un campo magnético desde sus primeras etapas. Por ende, una posibilidad es que fuera generado por el profundo océano de magma que habría rodeado el núcleo en aquella temporada, compuesto primordialmente por silicatos en estado fundido. Un estudio realizado por la Facultad de Leeds y la Universidad de California en San Diego descubrió últimamente que los cambios en la dirección del campo imantado de la Tierra tienen la posibilidad de celebrarse 10 ocasiones mucho más veloz de lo que se pensaba anteriormente. El estudio ofreció una exclusiva visión del fluído en espiral de hierro a 2800 km bajo de la área del planeta y de qué manera ha influido en el movimiento del campo magnético a lo largo de los últimos cien mil años.

el campo magnético de la tierra y la navegación

Para 2001, había entrado en el Océano Ártico, donde, en 2007, un aparato que incluía a Chulliat aterrizó un avión en el hielo marino en un intento por ubicar el polo. El polo norte magnético se estuvo alejando de Canadá hacia Siberia, impulsado de forma misteriosa por el hierro líquido que se extiende dentro del núcleo del planeta. El inconveniente, al parecer, hay que tanto al veloz movimiento del Polo Norte magnético como a otra serie de cambios en las profundidades del mundo. La agitación del hierro líquido en el núcleo terrestre crea la mayoría del campo imantado, que cambia con el tiempo a medida que cambian los flujos profundos. El movimiento errático del polo norte magnético obliga a actualizar antes de lo pensado el modelo que ayuda a la navegación global.

En un mundo cada vez más globalizado y automatizado, los sistemas para la navegación son mucho más que una herramienta, forman parte de la base del sistema. La geometría del campo imantado de la Tierra magnifica los fallos del modelo en sitios donde el campo está cambiando de manera rápida, como el Polo Norte. “Dado que el polo vaya veloz provoca que esta región sea mucho más propensa a enormes errores”, afirma Chulliat. El origen de este campo magnético es conocido desde hace unos años y se encuentra eminentemente en la activa de la enorme masa de hierro colado, supercaliente y turbulento, que conforma parte del núcleo de nuestro planeta.

La nueva versión debería ser precisa, dice, hasta la próxima actualización programada regularmente en 2020. La versión mucho más reciente del modelo salió en 2015 y se suponía que duraría hasta 2020. Pero principios de 2018, científicos de la NOAA y British Geological Survey en Edimburgo que llevaban a cabo una verificación del modelo se dieron cuenta que era tan inexacto que estaba a puntito de exceder los limites aceptables de fallo para la navegación. Algo que podría tener serias secuelas en los sistemas de todo el planeta tanto de transporte como de comunicación.