Juan Antonio Ruiz «espartaco» Juan Ruiz Rato

Desde el año pasado, Alejandra, que vive en Sevilla, se encarga de la gestión turística de la dehesa de su padre Majavieja. Además de esto, sale desde hace un tiempo con Ernesto de Novales, directivo general de la agencia de publicidad NODO. El hijo pequeño de los Ruiz-de Rato nunca ha amado continuar los pasos de su padre en el planeta del toro, si bien desde niño, el diestro le ha inculcado el cariño por el campo y los caballos. Al lado de sus amigos de siempre, suele organizar capeas en la Constantina o la Finca Majavieja, propiedad del torero, y una de sus grandes pasiones es pasar el fin de semana montando a caballo y gozando del campo. Por miedo a una filtración a la prensa, la noche del 7 al 8 de junio de 1991, a las doce en punto de la noche, Espartaco y Patricia se casaban en absoluto secreto en la capilla del santuario de Nuestra Señora de Loreto, muy cerca de Espartinas.

juan antonio ruiz «espartaco» juan ruiz rato

Me cuentan que Alejandra se conmovió muchísimo al ofrecer el si deseo, al igual que su ya marido, el publicista Ernesto de Novales. Tras la liturgia religiosa fue Ernesto el que condijo, con Alejandra de copiloto, el vehículo que les condujo a la finca de su suegro. “No podíamos opinar que la estilista de Lady Gaga nos estuviese pidiendo varias piezas para la ceremonia de los premios GRAMMY”, declararon los Tolentino para Expansión en el mes de marzo de 2019. Y no solo ellas, estrellas internacionales del espectáculo business, la música y la moda, sino asimismo mujeres de la aristocracia y la jet equipo patria, como es el caso de Patricia Rato y otras tantas señoras anónimas enamoradas de los fenomenales sombreros y tocados de Tolentino. El exmatrimonio se reencontrará este sábado en el link de su hija mayor, Alejandra Ruiz de Rato, en Sevilla.

Así Brotó El Cariño

Finca Dehesa de Majavieja, propiedad de la familiaLa novia lucirá un modelo único de la firma Pronovias y, según publicó \’Vanitatis\’, Alejandra tendrá entre sus testigos a su hermana Isabel y a su tíos Fran, Víctor y Manuel Jesús, que lucirán el clásico chaqué. La madrina va a ser la madre del novio, que llevará la tradicional mantilla para la liturgia religiosa. Alejandra ha escogido un bonito diseño de Pronovias para este día tan especial y su padre, el ex torero Juan Antonio Ruiz, Espartaco ha ejercido de padrino. La novia llevaba unos atentos que pertenecieron a su abuela materna, Felicidad Salazar-Simpson, a quien su madre se encontraba muy unida. Para sorpresa de todos, la novia ha llegado en un original Jeep, con el que ha abandonado la iglesia tras casarse.

Poco a poco, los convidados fueron entrando a la capilla y también se les pudo ver por medio de las ventanas de sus coches. Destaca la llegada del abuelo de la novia, Antonio Ruiz Rodríguez, vestido con una camisa blanca y chaleco gris, luciendo además una obligada mascarilla negra. Junto a la novia, probando la buena sintonía y el cariño y el respeto que se profesan pese a su separación sentimental hace ya más de una década, sus padres, el torero Juan Antonio Ruiz \’Espartaco\’ y Patricia Rato Salazar-Simpson.

Alejandra Ruiz De Rato Y Ernesto De Novales Son Ya Marido Y Mujer

Las cosas con la familia Rato fueron progresando y de a poco y con asistencia de los nietos, mantuvieron una relación muy cercana y de cariño con el torero y su familia. Juan Antonio Ruiz \’Espartaco\’ y Patricia Rato pusieron fin a su matrimonio en 2010, después de 19 años juntos y una boda que se celebró de madrugada un mes de julio de 1991 con la única presencia del sacerdote y dos testigos. Una liturgia prácticamente segrega sin la existencia de la familia de la novia, que por entonces no veía con buenos ojos esta unión. Tras 19 años de matrimonio, Juan Antonio Ruiz Espartaco y Patricia Rato ponían fin a su unión en el mes de marzo de 2010, solamente unos meses antes de que su hijo tomara la Primera Comunión. Desgraciadamente, su Comunión se anulaba en un par de ocasiones por carecer de entendimiento de sus progenitores y no podía hacerla hasta mayo de 2011, donde se ha podido ver a toda la familia unida tras la tormenta.

Si bien parecían el matrimonio ideal, la pareja anunciaba su separación en el tercer mes del año de 2010 después de 19 años juntos y firmaron el divorcio en el mes de diciembre de ese mismo año. Patricia se marchó a vivir a La capital española para estar más cerca de sus hijas, que estudiaban en la ciudad más importante, y aquí rehízo su historia tras el divorcio. Siempre trataron de mantener ajeno a sus tres hijos de su desarrollo de separación y poco a poco lograron llevar una relación de cordialidad. En el momento en que Patricia tenía tan solo 20 años conoció por al azar a Espartaco en un festival benéfico celebrado cerca de La capital de españa. Corría el año 1989 y tras la faena, ella se aproximó a saludar al diestro al hotel en el que descansaba.

juan antonio ruiz «espartaco» juan ruiz rato

Según ha podido averiguar este períodico, el tocado de Tolentino en exclusiva para Patricia Rato está realizado con seis raquis de avestruz, fusionados y ensedados en degradé, de vino tinto a color rosa claro, pasando por fucsia y buganvilla. Lo destacado del diseño, aparte de su hermosura, es que muy versátil, facilitando el movimiento en múltiples posiciones, en tanto que las plumas iban sostienes a la diadema por dos alambrados cada una, con el objetivo de dividirlas del cráneo y poder ofrecer esa sensación de volatilidad. Un sueño del millinery desarrollado por dos de las personas más influyentes de la moda en España y de rango global. Patricia, Espartaco y sus hijas Alejandra e Isabella en la graduación de su hijo Juan.

La Crónica De Mariñas: Raphael Y Natalia Figueroa Cumplen Sus Bodas De Oro

La celebración del banquete se está realizando en la citada finca donde la naturaleza es omnipresente. Constantina es el lugar donde Espartaco se dedica a la crianza de toros bravos aunque hoy su cometido no es ese sino el de albergar la celebración, si bien sea con un grupo de convidados achicado a causa de la pandemia, de la boda de su hija. Quienes también estaban alegres han sido los padres de la novia, Espartaco y Patricia Rato, a quien sí se pudo ver al fin luciendo un vestido de media manga color malva y un bonito tocado de tono rosado.

Situada en el término municipal de la ciudad sevillana de Constantina, en la mitad de un increíble paraje natural en medio de una Sierra Norte de Sevilla. No obstante, y a pesar de que con ocho años se puso por primera vez enfrente de una vaca, y que con doce toreara por primera vez en público, Espartaco no supo de qué manera coger el toro por los cuernos tras su separación en mayo de 2010. En verdad, aún se recuerda cómo el extorero fue inútil de salir al paso de los comentarios que brotaron sobre la amistad de su hija Alejandra, que por ese momento tenía 18 años, con Francisco Rivera. A pesar de llevar separados múltiples años, Patricia Rato y el ex torero sostienen una excelente relación, de la que dieron exhibe durante el enlace. El extorero ha puesto rumbo a Estocolmo junto su novia ya hace tres años, Macarena Bazán. Desde que nació, Juan fué el ojo derecho de sus hermanas mayores, a las que adora.

Por su lado, el diestro se quedó en su finca sevillana y comenzó una relación con Macarena Bazán. El 5 de abril de 2015 se cortaba la coleta con el apoyo de su hijo Juan en su última corrida en la Real Maestranza de Sevilla. Patricia mantiene una relación con el empresario manchego Javier Moro y junto a su ex marido la vimos en contadas ocasiones y siempre y en todo momento relacionadas con cumpleaños o eventos institucionales de sus hijos, a los que los tres adoran sobre todas las cosas.

La pareja se daba el “sí, quiero” este pasado fin de semana en una liturgia íntima a la que acudía un achicado grupo de amigos y familiares del ya matrimonio, debido a las limitaciones marcadas por la pandemia. Una celebración que tenía sitio el sábado a mediodía en el santuario de la Virgen de Setefilla, muy cerca de la ciudad de Lora del Río, en Sevilla. Juan Antonio Ruiz “Espartaco” y su ex mujer, Patricia Rato, acordaron no manifestarse con sus recientes parejas sentimentales, Macarena Bazán y Javier Moro, en el link marital de su hija Alejandra. Como ejemplo de ex- bien avenidos llegaron juntos a la ermita de la Virgen de Sefecilla, a treinta kilómetros de la finca Majavieja, propiedad del torero, ubicada en la ciudad sevillana de Constantina. Una vez terminada la ceremonia religiosa, el lugar elegido para continuar con la fiesta, es la finca Dehesa Majavieja, propiedad del padre de la novia. Allí tuvo lugar el banquete nupcial -exactamente el mismo ubicación donde, el pasado 27 de diciembre, frente sus progenitores, hermanos y abuelos, han comunicado su deber-.

Él se atrevió a solicitarle el teléfono y ella (en esos tiempos no había móviles) le dio el de la oficina en la que trabajaba. Se veían cuando él pasaba por La capital de españa y aunque sus encuentros no eran varios, sí que tenían largas diálogos telefónicas. Tras varios meses, el torero la invitó a su finca sevillana y ahí le presentó a su familia. Patricia dejó la casa familiar y cambió el lujo y el estrés de la enorme ciudad, por la sencillez del campo.

Alejandra Ruiz de Rato y Ernesto de Novales se darán el sábado 8 de mayo el sí deseo en una boda íntima a la que solo acudirán los familiares y amigos de la pareja. La primogénita del mítico torero, que es padre de otros dos hijos, contrajo matrimonio el mes pasado de mayo con el empresario Ernesto de Novales, tras prácticamente tres años de relación. Fue una boda a la que asistieron tan solo familiares e íntimos amigos, y que sucedió en la ermita ubicada en la sierre próxima a la ciudad sevillana de Lora del Río. Por eso, en la noche del 7 al 8 de junio de 1991, Espartaco y Patricia se casaban en lo más mínimo misterio únicamente con los padres y hermanos del novio, así como su apoderado, como convidados. Además, pocos días después, el propio torero confirmaba que estaban aguardando su primera hija que nacería siete meses después. Patricia cambiaba su vida en la ciudad más importante para instalarse en la finca sevillana del torero al lado de sus suegros y daba un giro radical a su vida.

Esta tarde noche tocan juerga flamenca, y mañana paella multitudinaria para esos de los sesenta convidados que resuelvan quedarse. De esta manera nos lo confesó esta semana en un acto festejado en homenaje al gran Curro Romero. Desde el instante en que Juan Antonio Ruiz \’Espartaco\’ se apartó de los ruedos en 2015, está volcado en esta finca donde el planeta del toro se respira por todos los rincones, con una pequeña plaza de toros, aun, en su interior. No obstante, asimismo tiene hueco para asambleas corporativas y eventos a la carta.