La Luna Es El Satélite Natural De La Tierra

El Lunik 3 logró fotografiar la cara oculta, Lunik 9 logró posarse suavemente, Lunik 10 orbitó por primera vez la Luna. Dos vehículos Lunahod consiguieron pasearse por su área y tras el alunizaje del Apolo 11 tripulado, las naves Lunik 16, Lunik 20 y Lunik 24 trajeron unos 300 gramos de polvo lunar a la Tierra. En el momento en que Galileo apuntó su telescopio hacia la Luna en 1610 ha podido distinguir dos regiones superficiales diferentes. A las regiones oscuras las denominó «mares», los que evidentemente no tienen agua y llevan nombres tales como Mar de la Tranquilidad y Mar de la Fecundidad; son planicies con pocos cráteres. El resto de la área lunar es más refulgente, y representa zonas más elevadas con una alta densidad de cráteres, tales como Tycho y Clavius. En la superficie lunar también hay cadenas de montañas que llevan nombres como Alpes y Apeninos, igual que en la Tierra.

la luna es el satélite natural de la tierra

Hay cráteres de encontronazo y bellos remolinos lunares, pero alén de los puntos de referencia físicos no hay nada más que polvo, mucho polvo. Lo cierto es que la comprensión de la humanidad de la geología lunar tiene límites. Pero hay muchas cosas que los astronautas y sus instrumentos allí dejados aprendieron. Por servirnos de un ejemplo, aprendido que tiene un pequeño núcleo metálico compuesto de níquel y hierro. Como la Tierra, es un planeta diferenciado, lo que quiere decir que tiene varias capas con diferentes creaciones.

¿Por Qué La Luna Terrestre No Posee Nombre Propio?

Cuando la Tierra, el Sol y la Luna se alinean cósmicamente, las mareas se hacen mucho más fuertes, sobresaliendo mucho más del océano. Estas se conocen como “mareas de primavera”, que no tienen nada que ver con la estación. Coincidentemente, también le lleva a la Luna 27 días para rotar sobre su propio eje. Eso es lo que los científicos llaman “rotación sincrónica”, y es por lo que la Luna semeja estar quieta cuando está en el cielo nocturno. El Programa Lunik de la antigua Unión Soviética tuvo por propósito llegar con naves no tripuladas a la Luna.

Si bien el agua líquida no puede persistir en la superficie, los investigadores creen que hay hielo de agua en ciertas zonas que se encuentran a la sombra de manera permanente. Las diminutas cuentas de vidrio de antiguas erupciones volcánicas asimismo sugieren que hay una proporción de agua sorprendente en los minerales de las profundidades del orbe. Aparentemente, asimismo se libera agua cuando los meteoros colisionan con la área lunar, hasta 220 toneladas de agua al año. La poderosa gravedad del sol también afecta a las mareas, singularmente cuando los tres cuerpos comprometidos están todos ajustados.

Predominación De La Luna En La Tierra

La inclinación del eje de rotación es de 88,3° respecto al chato de la eclíptica, la duración de la rotación de la Luna es precisamente igual a la de su traslación alrededor de la Tierra. La Luna es un astro que nos encanta, llena de secretos y especulaciones y, como hemos visto a lo largo del artículo, su influencia sobre el planeta y en la manera que vivimos es colosal. Sin embargo, en ocasiones nos extralimitamos al achacarle influencias que no posee. En otro aspecto en el que observamos la influencia de la Luna sobre la Tierra es en los eclipses, cuando la Luna se sitúa entre la Tierra y el Sol y nos impide verlo directamente.

Dado a que la masa de la Tierra es muy mayor a la de la Luna, ese centro, denominado baricentro, que divide a la masa común en dos partes iguales, está situada en el interior del globo terrestre, a unos 4.683 km de su centro. Así, 26 ocasiones al año, la Luna pasa alternativamente de uno del otro lado de la órbita terrestre. Sin embargo, la Tierra completa un giro cada día (la dirección de giro es también hacia el este).

Movimiento De Rotaciã³n

En esta lengua era inicialmente el femenino de un adjetivo en -no- leuk-s-no, \’luminoso\’. Este adjetivo latino proviene de la raíz luc-/luc- (\’brillar\’, \’ser luminoso\’), de donde proceden del mismo modo lux (\’luz\’), luceo (\’lucir\’), lumen (\’luz\’), etc. A su vez, esta raíz procede de una raíz indoeuropea leuk- que se encuentra en otras lenguas, en términos relacionados con la luz, como el griego lykhnos, \’lámpara\’. Probablemente, el epíteto leuksno-/louksno-, \’la luminosa\’, ya era utilizado para designar a la luna en protoindoeuropeo. Generaciones de astrónomos han estudiado este pequeño mundo sin aire, desde su superficie perforada hasta su espeso núcleo de hierro. Es el único planeta que hemos pisado los humanos y una aspirante perfecta para futuras visitas.

La dificultad del movimiento lunar hace difícil el cálculo de los eclipses y se debe tener presente en la periodicidad en que éstos se generan . Se debe a la inclinación del eje de rotación de la Luna con respecto al plano de su órbita y a la eclíptica. Dicho eje forma un ángulo de 88° 30’ con el plano de la eclíptica y como el de la órbita lunar es de 5º respecto a la eclíptica, entonces el ángulo formado con el eje de rotación de la Luna con el plano de su órbita es de 6° 30’. En consecuencia, no solo tienen la posibilidad de verse el polo norte y el polo sur de la Luna sino que se logra ver 6° 30’ más allá del polo sur. Esta libración es una suerte de cabeceo de norte a sur en un tiempo que no es igual a una revolución sideral pues es de 27,2 días. Si observas cuidadosamente la superficie de la Luna, vas a ver que está cubierta de cráteres y cordilleras.

La Incursión Del Hombre En La Luna

Uno de los rasgos mucho más escenciales de la Luna es la amplia gama de cráteres superpuestos de su superficie. Durante las misiones Apolo, los astronautas trajeron a la Tierra 382 kilos de roca, arena y polvo lunar, lo que permitió a los científicos analizar minuciosamente la área del satélite. De esos análisis obtuvieron una cantidad ingente de información sobre la capacitación y evolución de la Luna. En sus primeros días, estaba cubierta de amplios mares de magma y, de acuerdo este magma se enfrió y se cristalizó, los minerales menos densos flotaron a la área. Una gran parte de esta antigua corteza lunar está compuesta de anortosita, una roca de color claro que desde la Tierra vemos como las secciones brillantes de la Luna. Hay mucha simetría entre la Luna y la Tierra, más comúnmente vista en un fenómeno conocido como bloqueo de mareas.

Dado que la duración de los 2 movimientos es exactamente la misma, la Luna muestra a la Tierra regularmente el mismo hemisferio. La superficie de la Luna forma menos de una décima parte de la de la Tierra, lo que sería cerca de una cuarta parte del área continental de la Tierra. Aunque la Luna y la Tierra prosiguen considerándose un sistema planeta-satélite en lugar de un sistema de dos planetas.

Por ambos movimientos el total de superficie lunar vista desde la Tierra consigue un 59% del total. Cada vez que la Luna cruza la eclíptica, si la Tierra y el Sol están sensiblemente ajustados se producirá un eclipse lunar o un eclipse solar. Esta última revolución funciona las fases de la Luna, eclipses y mareas lunisolares. Desde tiempos inmemoriales ha sido entre los grandes secretos de la ciencia pero merced a los avances tecnológicos se pudieron descubrir cosas fascinantes. La luna es el único satélite natural conocido de la Tierra y de escencial relevancia para la vida animal y vegetal, así como la responsable del equilibro de los diferentes ecosistemas con el medio ambiente. Los eclipses lunares se producen en el momento en que la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, de forma que inhabilita la luz solar que llega a nuestro satélite.